viernes, 25 de abril de 2014

LAPSUS

   El niño abre el libro por el cuento del elefante amnésico. De inmediato queda atrapado por las brillantes ilustraciones y pasa la página con avidez de piraña. Pero al otro lado aguarda un pirata sanguinario que canta ópera y se alimenta de tuétanos. Entonces, la sed de aventura le devora y avanza veloz, derrapando entre viñetas y párrafos, para colisionar fatalmente con el joven Holden Caulfield, al que han expulsado otra vez del internado, y que, como él, no encuentra su lugar en el mundo. Noqueado, no puede parar, y deambula de cataclismo en cataclismo, padeciendo con el hombre que se convirtió en cucaracha; deslumbrado por las fantasías de un cuarentón norteamericano hacia una preadolescente. Da varias vueltas al mundo, pasa unas semanas en Macondo y varios milenios escalando una Montaña Mágica. Algo cansado, decide anidar un rato en un verso de Neruda. Entonces el niño se mira las manos, que ahora son quebradizas y huesudas, las de un anciano. Todavía perplejo, ve cómo el poema que leía comienza a emborronarse con lentitud, creando un vórtice de tinta. Desafiante, acepta el reto y se arroja al abismo, permitiendo, sólo por esta vez, que un sueño atroz le derribe los párpados.

4 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Genial, pero de lapsus nada.
Parece una decisión seria y si me apuras de lo más oportuna. ¿Por qué vivir como un viejo si puedes zambullirte en la aventura?
Genial, lo dicho.

Jes Lavado dijo...

Gracias Luisa. En realidad he escogido "Lapsus" por sus acepciones de "deslizamiento, caída" y de "periodo de tiempo entre dos límites", más que como error. Pero tienes mucha razón. Me ha gustado mucho tu interpretación personal. Supongo que las tres acepciones dan juego en este texto.
Mi gratitud por tus comentarios tan sinceros y amables. Un beso.

Anónimo dijo...

Si te apetece compartir tus relatos pásate por aquí
http://280ypunto.blogspot.com.es/
un saludo

Manuel Montesinos dijo...

Me encanta ejes no pude leerko en su momento y lo disfruto ahora. Me encanta esa avidez de lectura con cada nuevo personaje.
Abrazos